EXPLOSIÓN DE BELLEZA Y COLOR

Cuando el tajy sa’yju (lapacho amarillo) comienza a florecer anuncia la llegada de la primavera. Su explosión de belleza y color sorprende a cualquiera ya sea en ciudades y zonas rurales del país. Los lapachos son especies de bosques nativos, lo que le convierte en símbolo nacional.

El tajy sa’yju, inicia su periodo de floración entre agosto y noviembre, y generalmente crece hasta 15 metros y su tronco es corto y torcido. Su tamaño es poco menor que el lapacho rosado, que puede llegar a medir hasta 35 metros de altura.

Según especialistas, el tajy es muy sensible a dos factores: el frío y la luz solar. Si viene un frío prolongado, los árboles de lapacho tardan más en florecer. Si hace mucho frío al principio, y luego sobreviene un calor que se prolonga con mucha iluminación del sol, entonces florecen con anticipación anunciando la llegada de la primavera.

Precisamente, las fotos fueron tomadas por Luque Noticias en un taller mecánico del barrio Primavera. Agradecemos la buena predisposición de Javier Acosta, uno de los dueños del local, quien amablemente nos permitió entrar en la propiedad para tomar imágenes de la belleza de los árboles florecientes y que llaman la atención de las personas que pasan por la calle Santo Tomas casi Sargento Joaquín Espínola.

Además, una sustancia extraída de la corteza del árbol de lapacho contiene propiedades para el tratamiento del cáncer. Así lo señala un estudio de científicos estadounidenses, publicado en un material de la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences” de hace algunos años.