Ladrones robaron G. 36 millones en 2 asaltos en Luque

Las comisarías de Isla Bogado y Tarumandy reportaron dos asaltos el fin de semana. El primero a una aguatería y el segundo a un contratista de obras. El botín robado asciende a un monto total de 36 millones.

La denuncia del asalto a la aguatería se realizó en la Comisaría 46 de Isla Bogado.

El asalto a la aguatería “González & Gamarra SRL”, fue perpetrado por dos delincuentes y ocurrió en la mañana del sábado, alrededor de las 08:00.

Los desconocidos llegaron al lugar a bordo de un automóvil Toyota Corolla, gris, y simulando ser clientes.

Luego tomaron de rehén a la responsable del lugar, identificadas como Ida Julia González viuda de Gamara, de 77 años, a quien exigieron con arma de fuego la entrega del dinero consistente en G. 21 millones, que estaba guardado en un maletín.

Una vez lo grado del objetivo, los delincuentes escaparon del lugar a bordo del citado automóvil.

El hecho fue comunicado a la Comisaría 46ª Central. La jefa de la comisaría, Crio. Prin. Arsenia Caballero, acudió al lugar para averiguar el hecho denunciado.

Luego se convocó a los agentes de Investigaciones para seguir el caso. Además, se dio aviso a la Fiscalía.

Otro asalto, en Tarumandy

La Comisaría 29ª de Tarumandy, Luque, también comunicó un hecho de asalto perpetrado dos motochorros. El caso, ocurrido en la entrada a Nueva Asunción (Ruta Luque San Bernardino), fue denunciado en la noche del viernes pasado.

Resultó víctima el contratista de obras Librado Salvador Ortiz Cardozo, de 34 años, quien fue despojado de la suma de 15 millones de guaraníes.

Según dijo a la Policía jurisdiccional, el dinero era para pagar a los albañiles.

En el momento del asalto, el constructor se encontraba a bordo de su motocicleta y tenía como acompañante a Juan Arón Balmori Vergada.

La víctima relató que el viernes, alrededor de las 20:50, fueron interceptados por dos motochorros, quienes le obligaron con arma de fue a entregar el dinero que tenía en una mochila, además de su billetera, documentos y una botas de trabajo.

Manifestó que el dinero era para el pago de sueldo a sus personales ya que se desempeña como contratista de obra. El caso fue comunicado a la Policías.