“Automisa” en Luque: Clase política corrupta sigue vigente, alertó arzobispo

El arzobispo de Asunción, Edmundo Valenzuela, repudió negociado a costa de la pandemia de la Covid-19 y los abusos contra mujeres y menores. Alertó que la clase política corrupta sigue vigente y de la cual la ciudadanía está harta. Fue durante la “automisa” realizada en la mañana de este domingo en el estacionamiento del Aeropuerto Silvio Pettirossi, en Luque. La ceremonia religiosa se inició puntualmente a las 08:00 y contó con una masiva participación de fieles.

El objetivo principal de la ceremonia denominada “Fiesta al Señor” fue la de elevar una oración por el fin del coronavirus, que afecta actualmente al mundo entero, y en Paraguay ya registró 15 muertos y casi 2 mil infectados, generando una gran preocupación.

“Esta iniciativa litúrgica nos permite celebrar la santa misa al aire libre, sin aglomeración, en clima de fiesta, a pesar del frío y de la hora. Vinimos para rezar a Dios pidiendo por el fin de la pandemia y por un nuevo futuro de nuestro país con reformas serias y justas para el bien el pueblo”,  expresó el arzobispo Valenzuela.

El religioso también hizo mención al caso de la niña madre de 11 años que fue intervenida el viernes en el Hospital Nacional de Itauguá. La menor de edad quedó embaraza como consecuencia de un abuso sexual par parte de un menor de edad que ya fue imputado por la Fiscalía de Pedro Juan Caballero.

“Nos urge a todos la protección y prevención de abusos de menores como tarea de toda la sociedad, Iglesia y Estado”, agregó.

IMPERANTE CORRUPCIÓN

Valenzuela señaló en forma tajante “que en este tiempo de pandemia, mientras la gente se quedaba en casa, muchas autoridades se aprovecharon de la inocencia de las mismas con el mal manejo de las cosas públicas”.

El religioso sostuvo “que sigue vigente la clase política corrupta, de la cual la sociedad está harta, pues todos siguen impunes”, denunció.

“Sí al menos algunos de ellos manifestaran signos de conversión, tal como sucedió Zaqueo ante Jesús; devolverían lo robado y el Estado recuperaría millones de dólares sustraídos impunemente, que podrían ser destinados a salud, educación, viviendas, y a favorecer a la clase trabajadora. Nos urge la reforma moral del Estado”, sentenció durante su dura homilía.   

Cabe señalar que la misa también se ofició para quienes no lograron participar aún de ninguna en los últimos meses, ya que se ve afectada la participación de numerosos fieles por el límite de personas permitidas, según el protocolo que establece el Gobierno Nacional para las ceremonias religiosas, en la fase 3 de la cuarentena inteligente que está vigente.