“Wilero Luquegua”, a Tacumbú

El juez Víctor Fernández Cáceres ordenó la prisión preventiva en Tacumbú del “wilero” Hugo Adrián Bazán Sánchez (19), procesado por el hecho punible de lesión grave, mientras su hermano menor, de 16 años, quedó con arresto domiciliario. El caso guarda relación con el brutal ataque a botellazos a una mujer en la madrugada del domingo pasado en el microcentro de Luque.

Resultó víctima de los hermanos la señora Mercedes Benítez Fernández (34), quien circulaba junto a su familia a bordo de un automóvil, cuando fueron violentados por los motoqueiros denominados “Wileros Luquegua”.

Los violentos jóvenes motoqueiros destrozaron a botellazos el vehículo e hirieron gravemente a Mercedes, quien tuvo que acudir a la comisaría a pedir auxilio.

La víctima acusó un corte de 15 puntos en la cara, que le produjeron con una botella rota.

La víctima, Mercedes Benítez, acusó una herida de 15 puntos con una botella rota que le lanzaron los «wileros».

En el transcurso de la semana, la mujer hizo un desgarrador relato de lo ocurrido.

Dijo que vivieron minutos de terror entre la Avenida Gral. Elizardo Aquino y hasta llegar a la Comisaría.

Luego la Policía detuvo a dos de los “wileros” y fueron reconocidos por la víctima.

El vehículo de la mujer fue literalmente destrozado a botellazos. La mujer hizo un desgarrador relato acerca de los minutos de terror que vivieron con su familia.

El caso fue elevado al fiscal Néstor Cañete, quien imputó a Hugo Adrián Bazán Sánchez por lesión grave, y remitió el caso al juez Penal de Garantías de Atención Permanente de Central, Víctor Fernández Cáceres, quien dispuso su remisión a la Penitenciaría Nacional de Tacumbú, según el oficio 685 de fecha 4 de marzo del corriente año.

Cabe señalar que el juez ya decretó la prisión preventiva del encausado el pasado lunes 4 de marzo, sin embargo el oficio recién se remitió este viernes a la Comisaría 3ra de Luque para proceder a trasladar al detenido hasta el Departamento Judiciales de la Policía Nacional y luego a la cárcel de Tacumbú.

Deja un comentario